Back

El caso Busuu y la indefensión de los diseñadores ante el plagio

Durante unos años, allá por el 2017, era asiduo a publicar en mi cuenta de instagram cientos de isotipos y logotipos que creaba en mi tiempo libre con la única intención de perfeccionar y promocionar mis habilidades en cuanto a la creación de logotipos se refiere.

Enseguida, cuentas de instagram que se dedicaban a seleccionar trabajos para inspirar a otros diseñadores empezaron a publicar en sus cuentas algunos de estos isotipos y otros trabajos que iba publicando en mi perfil.

Mi sorpresa fue cuando unos meses después, empecé a ver cuentas que ofrecían servicios de diseño utilizando mis trabajos y a ver demasiadas similitudes en otros trabajos que algunos diseñadores publicaban.

Esta es una cuenta que ofrecía servicios de diseño y todos los logos que mostraba eran de mi autoría.
Enorme parecido con un isotipo que publiqué un año antes y que podéis comprobar en mi publicación de Kaizen

Pero el caso que más me mosqueó y por el que sentí que mi trabajo estaba siendo plagiado descaradamente fue con el de la empresa de idiomas, Busuu. Un día vi en una publicidad de internet el imagotipo de la empresa e inmediatamente supe que ese isotipo lo había creado yo. En concreto fue una de las opciones que presenté para el cliente que me encargó un imagotipo para su proyecto de red social, Barzun, y que al final no fue la opción elegida.

Logotipo Busuu plagio
Logotipo de la empresa de idiomas Busuu
Opción de isotipo que presenté al cliente del proyecto Barzun

A pesar de todo y para asegurarme, busqué información sobre cuándo fue creado y descubrí que publicaron un artículo anunciando el logotipo de Busuu el 20 de junio de 2019. Acto seguido fui a comprobar en mi archivo de trabajos y en mis publicaciones de instagram para saber cuándo publiqué ese isotipo. Y efectivamente, yo lo hice y publiqué casi 2 años antes.

Logotipo Busuu plagio
Busuu presenta su nuevo logotipo el 20 de junio de 2019
12 de agosto de 2017. Fecha en la que publiqué el isotipo de la letra B

La sensación de impotencia y de indefensión que te queda es difícil de explicar ya que las similitudes son más que evidentes, así que lo primero que hice fue quitar de mis perfiles todos los trabajos que publiqué y empecé a buscar información sobre cómo protegerlos y qué opciones tenía para reclamar la propiedad intelectual.

Al final llegué a la conclusión de que lo mejor es registrar tus trabajos en una plataforma dedicada a estos menesteres para que las posibles reclamaciones de derechos de autor tuvieran más peso ante un juez. En mi caso elegí Safe Creative. De momento, lo único que puedo demostrar mediante esta publicación es que un servidor hizo este isotipo 2 años antes pero no dudaré en emprender acciones legales cuando lance mi próximo proyecto de venta de logotipos que verá la luz próximamente.

theepode
theepode
https://theepode.com

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Política de Cookies